Esterlización Laparoscópica
Porque tu mascota merece un 65% menos de dolor
Un estudio publicado en el año 2005 en el “Journal of the Veterinary Medical Association” ha concluido
que las esterilizaciones laparoscópicas originan menos trauma quirúrgico y una disminución del dolor
posoperatorio en un 65% comparadas con las técnicas clásicas de cirugía abierta.
Dependiendo de su zona de residencia, la “castración”, que es simplemente la esterilización quirúrgica de
una gata o perra, puede ser denominada de:
Castracion
Ovariectomia (si solo los ovarios son extraídos, dejando intacto el útero)
Ovariohisterectomia (si ambos, los ovarios y el útero son extraídos)
Esterilización quirúrgica
Castración (aunque frecuentemente se aplica a machos, también en Europa se utiliza tanto para
machos como para hembras)
En una cirugía convencional por abierta se realiza una incisión en el abdomen de unos 5 a 10 cm, a través
de la cual el ligamento ovárico es traccionado hasta la apertura abdominal. En la mayoría de los casos es
necesaria la hospitalización del animal durante unas 12 a 16 horas. Además, la incisión puede tardar
hasta unas 2 semanas en cicatrizar, aumentando la probabilidad de aparición de infecciones o de la
apertura accidental de los puntos.
Durante la cirugía laparoscópica (técnica mínimamente invasiva para visualizar el interior del abdomen),
tan solo se requieren de 2 o 3 incisiones de 0,32 a 1,27 cm dependiendo del tamaño del animal. Un
laparoscopio (lente óptica) aumenta las estructuras internas del abdomen en un monitor, resultando en
una mayor precisión quirúrgica y disminución de las complicaciones. La visualización aumentada del
ligamento ovárico permite al doctor cauterizarlo y cortarlo de manera más cuidadosa y sin desgarrarlo
como se realizaría en una esterilización convencional; esto disminuye el dolor que su mascota siente tras
el desgarro y la tracción del ligamento. Las pequeñas incisiones son suturadas y su mascota regresa a
casa el mismo día de la cirugía. Con la esterilización laparoscópica su perros/gato sufre un menor trauma,
se recupera y cicatriza antes y el dolor posoperatorio es un 65% menor.
26/4/2019 Esterlización Laparoscópica | LapSpay
https://www.lapspay.com/es/laparoscopic-spays.htm 2/2
En caso de razas grandes, de pecho profundo, la gastropexia puede ser realizada en el mismo
procedimiento de esterilización pudiendo prevenir así una condición posiblemente fatal para el animal
denominada dilatación-torsión gástrica.
Al incorporar las mismas técnicas que se usan en cirugía de mínima invasión en humana, la esterilización
laparoscópica o “lap spay” permite ofrecer a su mascota el mismo nivel de cuidados que podría esperar
para sí mismo. Es más seguro, más indoloro, ofrece una pronta recuperación y mejor cicatrización
comparado con las esterilizaciones convencionales. Al ser un procedimiento de cirugía ambulatoria, su
mascota se recupera en el ambiente de comodidad de su hogar, resultando en una experiencia menos
traumática para el animal y su propietario.
Esterilización Convencional
Incision de 5 a 10 cm
Dolor y disconfort por estiramiento del ligamento ovárico
Dolor posoperatorio
Cirugía de abdomen abierto
Algunos de los pacientes requieren hospitalización
Esterlización Laparoscópica
1 a 3 pequeñas incisiones
Dolor disminuido por la precisión de los cortes quirúrgicos
Un 65% menos de dolor posoperatorio
Técnica de mínima invasión que reduce las probabilidades de infección
Cirugía ambulatoria con recuperación corta y en su casa


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.