Las lesiones de los cartílagos articulares son frecuentes en las distintas articulaciones y su etiología, multifactorial, incluyendo causas traumáticas, artropatías inflamatorias, infecciosas (artritis séptica) y causas degenerativas
Aunque puede aparecer en animales de cualquier edad, la osteoartritis (OA) es un problema significativo en los perros de edad media y avanzada, y afecta al menos a un perro de cada cinco. Aproximadamente el 45 % de los perros de raza grande tiene OA en algún momento de su vida y ciertas razas, como el Pastor Alemán y el Labrador Retriever, parecen tener una predisposición genética al desarrollo de la enfermedad. Los perros de raza grande y gigante también presentan una mayor incidencia de enfermedades ortopédicas del desarrollo, que pueden progresar a OA en las etapas más tardías de la enfermedad. La obesidad y el exceso de ejercicio intenso también pueden incrementar las tensiones sobre algunas articulaciones y pueden predisponer al perro al desarrollo de OA.
Por otro lado, la artrosis, a pesar de ser la condición clínica más común dentro de la patología articular, presenta multitud de incógnitas que giran en torno a su etiología, evolución y manejo. Este daño articular está directamente relacionado con el daño de las estructuras que componen la articulación, especialmente cartílago articular. La limitada capacidad de auto-regeneración del cartílago articular incrementa la importancia de hallar posibles tratamientos para las alteraciones degenerativas articulares, lo que supone un reto.
En relación con el tratamiento, aunque una gran cantidad de pacientes responden al tratamiento conservador, en otros no se obtiene un resultado similar. Además, debido a la mayor esperanza de vida de nuestros pacientes, algunos de estos tratamientos dejan de funcionar con el paso del tiempo por lo que es necesario aplicar un tratamiento quirúrgico a estos enfermos antes de una solución protésica, que sería la solución que se plantea en Medicina humana y en algunos casos en veterinaria.

La artroscopia es una técnica quirúrgica mínimamente invasiva que además de permitir explorar las articulaciones, nos permite en los pacientes con artrosis:

  1. Definir claramente el estado de la enfermedad según grados, lo que difícilmente se consigue con otras técnicas como la radiología, ecografía, tomografía axial computerizada (TAC) o resonancia magnética.
  2. Tratar las lesiones focales dentro de la articulación como extracción de restos ligamentosos, osteofitos etc.
  3. Aplicar tratamientos quirúrgicos de la osteoartritis como son el lavado articular, desbridamiento, artroplastia de abrasión, perforaciones, microfracturas y la condroplastia térmica.
    Por otro lado, la artroscopia nos permite hacer una gran variedad de procedimientos, (todos los propuestos para el tratamiento quirúrgico de la artrosis excepto la mosaicoplastia con el trasplante osteocondral autólogo) con las ventajas de la cirugía de mínima invasión, como son: una recuperación muy rápida, menor dolor postoperatorio, menor cicatriz, menor tiempo de recuperación y en caso de ser necesario puede ser repetida con un gran margen de seguridad y escasas complicaciones.
    Parece claro pues el papel de la artroscopia en el tratamiento quirúrgico de la artrosis en aquellos pacientes que no responden al tratamiento conservador. Una vez decididos al manejo artroscópico de esta enfermedad, se consideró interesante el uso de la infiltración directa del plasma rico en plaquetas (PRP) que puede actuar, según estudios recientemente publicados, en el microambiente articular con el objetivo de obtener algún beneficio.
    El PRP experimenta desde hace unos años un crecimiento considerable en la búsqueda de sus aplicaciones clínicas. Especialmente en traumatología y cirugía oral y maxilofacial en pacientes humanos, numerosos trabajos avalan sus resultados en el campo de la regeneración del cartílago articular y por lo tanto en el tratamiento de procesos inflamatorios y degenerativos como la osteoartritis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.